¡La comunicación de las marcas no se impone, se comparte!

Los procesos de comunicación se han venido transformando con el pasar del tiempo, convirtiéndose en algo más amplio y dinámico; donde el mundo, las marcas, y las personas están interconectadas a través de diferentes dispositivos inteligentes y tienen la capacidad de interactuar entre sí a través de una pantalla.

 

Es importante entender que en los últimos años, el paradigma de la comunicación de las marcas hacia las personas se ha roto, generando un cambio en el esquema de la comunicación desde un antes versus un ahora.

 

Antes, el centro de todo eran las marcas con sus mensajes publicitarios, encargados de generar ruido a través de los diferentes medios de difusión para lograr impactar a un público en general de manera unidireccional – comunicación convencional.

 

Ahora, el centro de la comunicación son las personas que viven interconectadas a través de dispositivos como teléfonos inteligentes, tabletas digitales, computadores de escritorio y portátiles, entre otros; permitiendo que las personas se conecten con el contenido que les gusta, opinen, compartan e interactúen de manera bidireccional – comunicación digital.

 

 

Es así como las marcas deben dejar de ser egocéntricas y comprender que hoy en día quienes validan la comunicación son las personas, sus potenciales consumidores, para conectarse orgánicamente con el mundo comercial y convertirse en marcas influyentes y atractivas para el mercado.

 

Prácticas incorrectas / marcas egocéntricas:

  • Imponer la comunicación: generar comunicación donde la marca se ve como el eje para lograr objetivos de vida.
  • Esperar a que el consumidor lo busque: creerse tan importante e indispensable esperando que todas las personas lleguen en cualquier momento de la vida.
  • No abrir canales de participación: ser una marca cerrada y creer que no necesita de la opinión o interacción de sus usuarios para mejorar y ser relevante.
  • Hablar siempre en tono imperativo: suponer en cada comunicación que se dan órdenes a la audiencia en torno al mensaje de la comunicación.
  • Creer que todo lo que hace y dice está bien: creerse el dueño de la última palabra y validadores de la información en general.

 

Prácticas correctas / marcas incluyentes:

  • Validan la comunicación: reciben retroalimentación de su audiencia sobre sus contenidos a través de medios sociales, para tomar decisiones en las acciones de comunicación de marca.
  • Busca ser una marca relevante: ser relevantes es entrar en la vida de las personas, buscando generar afinidad en su estilo de vida, gustos y hobbies, entre otros.
  • Escucha e interactúa con su audiencia: las personas hoy quieren interactuar con las marcas y sus productos, dar sus puntos de vista, opinar y recibir respuesta: sentirse escuchados.
  • Abre espacio para la cocreación: involucra al consumidor y saca provecho de sus gustos, conocimiento del mercado y la marca, para crear afinidad antes de generar comunicación, contenidos, productos y/o servicios.
  • La última palabra la tiene el consumidor: el centro de la comunicación y las acciones de la marca son las personas, son la razón de lo que pasa y entienden que son ellos los que hacen que una marca sea grande.

 

De esta manera, es importante comenzar a entender lo que el mundo nos está trayendo con su marea digital, dándole mayor importancia a las personas y por ende a sus comportamientos (qué sienten, hacen y piensan), para crear marcas que escuchan y entran finalmente en las vidas de su audiencia, a través de una comunicación que no se impone, sino que se comparte.

DEJA UN COMENTARIO